Usted está aquí

Imagen de cubierta: PANÓPTICO 3

PANÓPTICO 3
INMIGRACIÓN Y CÁRCEL

VARI@S AUTOR@S

ISBN: 
978-1-135-98380-2
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
207
Materia: 
descripcion alternativa Versión para impresión

Este libro tiene disponibilidad inmediata.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

2,00€
El panóptico de Bentham es la figura arquitectónica de todos los mecanismos de poder que, todavía en la actualidad, se disponen en torno a lo anormal, tanto para marcarlo como para modificarlo. Conocido es su principio: en la periferia, una construcción en forma de anillo; en el centro, una torre, ésta con anchas ventanas que se abren en la cara interior del anillo. La construcción periférica está dividida en celdas, cada una de las cuales atraviesa toda la anchura de la construcción. Tienen dos ventanas, una que da al interior, correspondiente a las ventanas de la torre, y la otra, que da al exterior, permite que la luz atraviese la celda de una parte a otra. Basta entonces situar un vigilante en la torre central y encerrar en cada celda a un loco, un enfermo, un condenado, un obrero o un escolar. Por tal efecto de la contraluz, se pueden percibir desde la torre, recortándose perfectamente sobre la luz, las pequeñas siluetas cautivas en la celda de la periferia.

Tantos pequeños teatros como celdas, en los que cada actor está solo, perfectamente individualizado y constantemente visible. El dispositivo panóptico dispone de unas unidades especiales que permiten ver sin cesar y reconocer al punto. En suma, se invierte el principio del calabozo; o más bien de sus tres funciones -encerrar, privar de luz y ocultar- no se conserva más que la primera y se suprimen las otras dos. La plena luz y la mirada de un vigilante captan mejor que la sombra, que en último término protegía. La visivilidad es una trampa...
Cada cual, en su lugar, está bien encerrado en una celda en la que es visto por el vigilante; pero los muros laterales le impiden entrar en contacto con sus compañeros. Es visto, pero él no ve; objeto de una información, jamás sujeto en una comunicación. la disposición de su aposento, frente a la torre central, le impide una visibilidad axia; pero las divisiones del anillo, las celdas bien separadas, implican una invisibilidad lateral. Y ésta es garantía del orden...

Recomendaciones

Aún no hay recomendaciones.