Usted está aquí

Imagen de cubierta: CUTTER Y BONE

CUTTER Y BONE

THORNBURG, NEWTON

ISBN: 
978-84-943782-4-9
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
388
Dimensiones:
142x208
Fecha edición:01/05/2016
Materia: 
descripcion alternativa Versión para impresión

Este libro tiene disponibilidad inmediata.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

22,50€
Richard Bone es un bala perdida bien parecido que malvive como gigoló en Santa Barbara. Sin residencia fija, suele dormir en el sofá de su amigo Alex Cutter, un veterano de Vietnam tullido, trastornado y explosivo a quien Mo, su esposa, se resiste a abandonar. Sin otro horizonte que el de beberse el próximo cheque de la pensión de invalidez, el naufragio de Bone, Cutter y Mo parece irreversible, hasta que una madrugada, volviendo a casa de la pareja, Bone sorprende deshaciéndose de un cadáver a un individuo que se parece vagamente al magnate J. J. Wolfe. La mera posibilidad de que Wolfe haya cometido el crimen espolea la mente paranoica de Cutter, que no tarda en idear un plan para extorsionar al multimillonario. Pese a su incredulidad, Bone va cediendo a la presión de su amigo tullido y se deja arrastrar en una carrera enloquecida hacia el oro de Wolfe, convencido sin embargo de que el asunto no es más que una quimera fabricada por la imaginación del atormentado Cutter. Pero, ¿y si fuera verdad? Publicada por primera vez en 1976 e inédita hasta ahora en castellano, «Cutter y Bone» es considerada, junto con «Dog Soldiers» de Robert Stone, una de las mejores novelas sobre los fantasmas de la sociedad norteamericana post Vietnam.

Recomendaciones

Aún no hay recomendaciones.

THORNBURG, NEWTON

Newton Kendall Thornburg (Harvey, Illinois, 1929- Bothell, Washington, 2011) creció en un suburbio de Chicago en una familia que él mismo describió como «fundamentalista cristiana». Estudió Bellas Artes en la Universidad de Iowa y comenzó en la misma universidad el primer curso de escritura creativa de los Estados Unidos, pero lo abandonó porque le aburría. Se trasladó a Nueva York con su mujer y probó suerte en el mundo del arte, pero las galerías preferían sus cuadros abstractos a sus trabajos más realistas, que él consideraba mejores.

No hay comentarios
Añadir nuevo comentario