Usted está aquí

«A las olvidadas» fue una iniciativa de recogida de libros para donarlos al Módulo de Mujeres del Centro Penitenciario Madrid V en Soto del Real con el objetivo de alejarlas mentalmente de su realidad, pero también para generar reflexión y debate en torno a un colectivo de mujeres que suele ser invisible para la sociedad.

A mitad de junio pasado, conocimos esta iniciativa que ponía en marcha el colectivo Teta&Teta y nos sumamos entusiasmados con una donación muy seleccionada, además de dedicada libro a libro por las personas que componemos Traficantes de Sueños.

Supimos que el proyecto de donación, con lectura, talleres y entrega de los libros, con el apoyo de Ajo Micropoetisa y la editorial Arrebato, fue un gran éxito que logró llevar varios centenares de libros a las mujeres presas. Fueron jornadas emocionantes. Nos bastaba con saber que los libros les abrían puertas que parecían cerradas.

Esta semana, Teta&Teta compartía una reacción más, no una cualquiera: la carta de una de las mujeres que vivió todo esto desde dentro. Nos permiten compartirla con vosotros.

A las olvidadas
Carta de las reclusas.

Soto del Real

Un cordial y afectuoso saludo para las integrantes de teta & teta, así como para todas vosotras que habéis hecho posible y llevado a la práctica esta idea, convertida en una alegría para todas nosotras “Las olvidadas”.
El día que Lourdes, la Socióloga, nos contó que nos iban a donar libros y que teníamos que ir al Área Sociocultural a un acto, pensamos ¡Qué cosa tan rara! Sólo para las mujeres … Para nuestra sorpresa las expectativas quedaron muy, muy lejos de la realidad. Fue una mañana alegre, divertida en la que LAS MUERES FUIMOS EL TODO. La primera sorpresa fue conocer qué es teta & teta, y por supuesto, la gran respuesta que ha tenido esta iniciativa, la cantidad de libros enviados y la variedad en sus contenidos.
Los libros, ¡todos esos libros! Llegaron al módulo. Algunos en las manos de mujeres que esa mañana participaron en el acto y que emocionadas elegíamos, era un regalo y esto no ocurre en la cárcel muy a menudo. Los otros, que todavía quedaron encima de una mesa, llegaron un día después. Por primera vez hemos visto con un libro en las manos a mujeres que antes no tenían esa inquietud, el sentimiento de que algo nos pertenece, que es exclusivamente para nosotras, en un lugar dónde el machismo está presente en cada momento. No penséis que ha sido un día, que va, las chicas siguen leyendo y comentando los libros que les gustan.
Las dedicatorias escritas en cada uno de los libros son un gran detalle. Para que os hagáis una idea yo, la que escribe, ese día abrí unos 50 libros sólo para leerlas, para mí fue como abrir muchas ventanas, cada una de ellas con un sentimiento o una emoción, muchas gracias por todas ellas.
Siento que esta iniciativa ha tenido una gran dosis de solidaridad, por favor que no sea sólo una vez, os animo a seguir con este proyecto y a seguir dando tantas alegrías como páginas tiene cada libro donado, para que podamos descubrir en ellas el gran tesoro que es un LIBRO.

Muchas gracias por vuestro tiempo, afecto y regalo. Las mujeres del Módulo 13 de Soto Del Real.