Usted está aquí

Portada Cultura libre de Estado

Jaron Rowan presentará "Cultura libre de Estado" en Barcelona y Madrid este mes de septiembre:

Barcelona

>> Miércoles 14 de septiembre - 20:30 hrs

>> Librería La Canibal - Carrer de Nàpols, 314 (Joanic)

Para la ocasión se grabará un programa de radio en directo con invitado/as, amigo/as y espontáneos/as. Entre ellos Daniel Granados, Rubén Martínez, Maria Serrano, José Luis de Vicente, etc. Una buena ocasión para hablar de cultura, políticas culturales y de vernos las caras

 

Madrid

>> Jueves 22 de septiembre - 19:30 hrs

>> Librería Traficantes de Sueños - Calle Duque de Alba, 13 (Tirso de Molina)

La periodista Lucía Lijtmaer entrevistará a Jaron Rowan sobre "Cultura libre de Estado": políticas públicas, cultura libre, comunes, infraestructuras, hegemonía, estudios culturales y mucho más.

 

Y en octubre y noviembre:

Sevilla >> 7 de octubre en la librería La Fuga con Zemos98

Terrasa (Barcelona) >> 3 de noviembre en la librería Synusia con Rubén Martínez

 

Este libro comparte algunas preguntas y reflexiones sobre el papel de la cultura en un momento político tan frenético como incierto. ¿Puede la efervescencia cultural que se generó en torno al 15M traducirse en un nuevo marco institucional? ¿Puede la cultura libre informar las políticas públicas? ¿Debe hacerlo? Las políticas culturales se encuentran en una difícil coyuntura: tienen que ser capaces de dar cuenta del cambio que recorre la sociedad y de dar cabida a nuevas prácticas y formas de vida. La ciudadanía exige cada vez más instituciones abiertas, transparentes y accesibles. Desde distintos lugares se está desbordando el acotado campo del sector de la cultura, exigiendo nuevas modalidades de interlocución con las administraciones. Desde ámbitos autónomos y desde las prácticas críticas se apuntan formas nuevas de entender lo que podría ser una cultura del común. Y sin embargo los nuevos partidos parecen sentirse incómodos, desbordados con la gestión de la cultura. ¿Es posible pensar en políticas culturales de corte materialista y con vocación de transformación? ¿Puede lo público aceptar y cohabitar con lo común? ¿Tiene sentido plantearnos una cultura libre de Estado?