ATAQUE AÉREO A HALBERSTADT, EL 8 DE ABRIL DE 1945

Imagen de cubierta: ATAQUE AÉREO A HALBERSTADT, EL 8 DE ABRIL DE 1945
Precio: 14,00€
Este libro se puede adquirir, siendo el plazo de entrega a particulares un pelín más largo de lo habitual. Muchas gracias.
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
144
Dimensiones: 220 cm × 140 cm × 0 cm
Fecha de publicación: 
2014
ISBN: 
978-84-7774-299-9

Los proyectiles no pueden esparcirse por todo el término de la ciudad. Así es que miramos líneas principales de comunicación y vías de escape. También dónde arda bien. Y usted sabe perfectamente igual que nosotros dónde está eso en una ciudad antigua. Nosotros no somos medievalistas, pero aun así también hemos oído que una ciudad como esa data del año 800 después de Cristo. Partiendo de eso, los lanzamientos tienen que concentrarse en los edificios que hagan esquina. Con eso lo vamos cerrando todo. En el caso ideal, un cerro de escombros a la entrada y a la salida de cada calle. El caso está cerrado y visto para sentencia cuando abrimos debidamente con explosivos los edificios a ambos lados de la calle. Entonces allá van palos, bidones y demás incendiarias para dentro. Y encima la tercera y cuarta oleada, otra vez explosivas e incendiarias. Eso nos da una retícula graneada también en transversal, aunque siempre repasemos por el mismo surco. Mire usted, los edificios intactos son difíciles de incendiar. Primero hay que descubrir los techos, abrir con explosivos agujeros que lleguen al segundo piso o de ser posible al primero, donde está lo combustible. En otro caso no tenemos incendio de área, ni tornado de fuego ni todo lo demás. Mi hermano es médico de la fuerza aérea. Es lo mismo que las curas de una herida muy extensa. No se puede limpiar una ya cicatrizada que ha hecho costra, como una ciudad se ha ido rehaciendo a lo largo de su historia, primero hay que reabrir la herida y rasparla de modo que tratemos con capilares frescos, y entonces se extiende por encima pomada y gasa.

AUTOR/A

KLUGE, ALEXANDER

Alexander Kluge nació en Halberstadt, cerca de Magdeburgo, en 1932 y se doctoró en Derecho por la Universidad de Frankfurt a. M. en 1956. En esta ciudad trabó amistad con el filósofo Theodor Adorno, que entonces encabezaba la Escuela de Frankfurt desde el Instituto de Investigación Social, centro del que Kluge fue asesor jurídico. Tras escribir sus primeros relatos, pronto se interesó también por el cine y, en 1958, el filósofo le presentó a Fritz Lang, de quien fue asistente en sus últimas películas alemanas. En 1960 dirigió su primer corto; dos años más tarde fue uno de los redactores del manifiesto de Oberhausen, en el que se postularon las bases del llamado Nuevo Cine Alemán. Su primer largo, Una muchacha sin historia, basado en su cuento "Anita G." obtuvo poco después el León de Plata en el Festival de Venecia. Desde entonces ha producido, escrito y dirigido una veintena de films. De su obra escrita destacamos Lernprozesse mit tödlichen Ausgang, (Procesos de aprendizaje con desenlaze mortal, 1973), Neue Geschichten: Hefte 1-18 (Nuevas historias: cuadernos 1-18, 1977) y la colección de relatos, en dos volúmenes, Chronik der Gefühle (Crónica de los sentimientos, 2000).

Imagen de cubierta: 120 HISTORIAS DEL CINE
24,00€
Imagen de cubierta: NOVEDADES DE LA ANTIGÜEDAD IDEOLÓGICA
15,00€