Usted está aquí

CONFESIONES DE UN INGLÉS COMEDOR DE OPIO

QUINCEY, THOMAS DE

ISBN: 
978-84-206-2898-1
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
144
Dimensiones:
110x175
Fecha edición:01/09/2008
Materia: 
descripcion alternativa Versión para impresión

× Este libro se puede adquirir pero el plazo de entrega será un poco más largo de lo habitual. Disculpen las molestias.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

9,50€
De vida solitaria, bohemia, azarosa y, en ocasiones, trágica, THOMAS DE QUINCEY (1785-1859) colaboró en varias revistas de la época, entre ellas el London Magazine, en cuyos números de octubre y noviembre de 1821 aparecieron sus CONFESIONES DE UN INGLÉS COMEDOR DE OPIO. El enorme éxito de esas entregas facilitó su publicación en forma de libro un año más tarde (edición con la que se corresponde la presente edición y que es considerada superior a la impresa en 1856). La obra refleja la actitud ambivalente del escritor hacia el opio ­cadena inexorable, llave del paraíso­, sustancia que comenzó a utilizar en 1804 a fin de aliviar unos fuertes dolores y de cuyos efectos nunca lograría prescindir por completo. Otras obras de Thomas De Quincey en esta colección: «Del asesinato
considerado como una de las bellas artes» (L 5584), «Suspiria de profundis» (LB 1093) y «La rebelión de los tártaros» (LB 1454).

Recomendaciones

QUINCEY, THOMAS DE

Nació en Manchester, Inglaterra, en 1785 y murió en 1859, en la ciudad de Edimburgo. Fue un periodista, crítico, y escritor del Romanticismo. Nacido en una acaudalada familia, fue educado por profesores particulares y asistió a las escuelas de Bath y Winkfield, terminando su educación en Manchester. A los diecisiete años se fugó de su casa llevando una vida bohemia durante gran tiempo en Gales y Londres. De vuelta a casa, fue enviado al Worcester College de Oxford, donde no terminó sus estudios y tuvo su primer contacto con el opio, droga a la que sería adicto durante toda su vida.

No hay comentarios
Añadir nuevo comentario