Usted está aquí

Imagen de cubierta: VERCOQUIN Y EL PLANCTON

VERCOQUIN Y EL PLANCTON

VIAN, BORIS

ISBN: 
978-84-937601-9-9
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
232
Dimensiones:
130x210
Fecha edición:01/09/2010
descripcion alternativa Versión para impresión

× Este libro se puede adquirir pero el plazo de entrega será un poco más largo de lo habitual. Disculpen las molestias.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

18,95€
Alocada y fresca, turgente y frutal, «Vercoquin y el plancton» fue publicada en 1946, a la vez que «La espuma de los días» y «Escupiré sobre vuestra tumba». Aunque tuvo más ventas que la mayoría de las obras que Vian publicó en vida, sorprendentemente permanecía inédita hasta ahora en España. «Vercoquin y el plancton» comienza con una surprise-party y termina con otra. En un París angustiado por la Ocupación y abrumado por la proximidad de la muerte, una serie de personajes se refugia en desmesuradas fiestas nocturnas en las que suena el jazz, se bebe sin tregua, se critica al Gobierno y la gente ensaya todas las formas posibles de besarse. El Mayor (personaje recurrente en la narrativa de Vian) se enamora de la bella Zizanie, y sueña con seducirla y que ambos se prometan en matrimonio. Así, auxiliado por el excéntrico Antioche Trambretambre, su brazo derecho, elaborará una estrategia de lo más rocambolesca para obtener el permiso del tío y tutor de Zizanie, a la vez que se ridiculizarán los usos, maneras y costumbres de la CNU (Consortium Nacional de la Unificación), una parodia de la AFNOR (Association Française de Normalisation), donde Vian trabajaba por entonces.

Recomendaciones

VIAN, BORIS

Boris Vian nació en Ville d’Avray en 1920 y murió en París en 1959. Ingeniero, cantante, trompetista, inventor, locutor, escenógrafo y traductor, vivió casi con furor sus cortas, inquietas e intensas vidas paralelas, todas ellas en el efervescente escenario parisino de la posguerra, donde frecuentó tanto los grupos existencialistas más sesudos –como el de la revista Les Temps Modernes, dirigida por Jean-Paul Sartre–, como las caves de jazz, donde tocaba y desde las que escribía sus crónicas para Hot Jazz.

No hay comentarios
Añadir nuevo comentario