Usted está aquí

Imagen de cubierta: SOBRE EL DEBER DE LA DESOBEDIENCIA CIVIL

SOBRE EL DEBER DE LA DESOBEDIENCIA CIVIL

THOREAU, HENRY DAVID

ISBN: 
978-84-89806-19-1
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
124
Dimensiones:
140x210
Fecha edición:01/11/2002
Materia: 
descripcion alternativa Versión para impresión
Libro de la Distribuidora Traficantes de Sueños

× Este libro se puede adquirir pero el plazo de entrega será un poco más largo de lo habitual. Disculpen las molestias.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

9,00€
La edición más completa hasta el momento de Resistencia al gobierno civil (más conocido como Desobediencia civil o Del deber de la desobediencia civil), un clásico de la literatura norteamericana de influencia universal. Dotado de un nuevo aparato crítico, este libro constituye un monográfico imprescindible para comprender lo que hoy conocemos como desobediencia civil. Sobre el deber de la desobediencia civil surge de la pluma airada de un individuo que no está dispuesto a tolerar que una sexta parte de la población de una nación ?llamada a ser refugio de la libertad? sean esclavos, ni que un ejército extranjero, valiéndose de miserables excusas, ?invada y conquiste injustamente todo un país?. Tras esa declaración de intenciones, Thoreau propone la ?acción basada en principios? como solución para los males de la democracia americana. Su principio básico consiste en ?observar, en cualquier circunstancia, que no me presto al mismo mal que condeno?. Por lo tanto, la lógica conclusión es retirar su adhesión a un gobierno que pone a los seres humanos ?incluso con su propio consentimiento? al nivel de la madera, la tierra y las piedras.

Recomendaciones

THOREAU, HENRY DAVID

Henry David Thoreau (Massachusetts, 1817-1862) fue agrimensor, naturalista, conferenciante y fabricante de lápices, además de ensayista y uno de los padres fundadores de la literatura estadounidense. Disidente nato, tan completamente convencido de la bondad de la naturaleza como para proclamar un «pensamiento salvaje», se le considera también un pionero de la ecología y de la ética ambientalista. Sin embargo, su auténtico empleo fue, según se ocupó de recordar, «inspector de ventiscas y diluvios».

No hay comentarios
Añadir nuevo comentario