Usted está aquí

Imagen de cubierta: LAS PALABRAS ANDANTES

LAS PALABRAS ANDANTES

GALEANO, EDUARDO H.

ISBN: 
978-84-323-0815-4
Editorial: 
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
324
Dimensiones:
190x260
Fecha edición:01/11/1993
descripcion alternativa Versión para impresión

× Este libro se puede adquirir pero el plazo de entrega será un poco más largo de lo habitual. Disculpen las molestias.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

54,00€
Siglo XXI publica esta nueva edición de Las palabras andantes, un libro con cuentos, minicuentos, anécdotas, consejos, minicrónicas y relatos. Una obra con más de 400 grabados del artista brasileño José Francisco Borges que acompañan los textos.

Una mesa remendada, unas viejas letritas móviles de plomo o madera, una prensa que quizá Gutenberg usó: el taller de José Francisco Borges en el pueblo de Bezerros, en los adentros del nordeste del Brasil.

Yo he venido a su taller para invitarlo a que trabajemos juntos. Le explico mi proyecto: imágenes de él, sus artes de grabado, y palabras mías. Él calla. Y yo hablo y hablo, explicando. Y él, nada. Y así sigue siendo, hasta que de pronto me doy cuenta: mis palabras no tienen música. Estoy soplando en flauta quebrada. Lo no nacido no se explica, no se entiende: se siente, se palpa cuando se mueve. Y entonces dejo de explicar, y le cuento.

Le cuento las historias de espantos y de encantos que yo quiero escribir, voces que he recogido en los caminos y sueños míos de andar despierto, realidades deliradas, delirios realizados, palabras andantes que encontré ?o fui por ellas encontrado. Le cuento los cuentos, y este libro nace. - EDUARDO GALEANO.

Recomendaciones

GALEANO, EDUARDO H.

Eduardo Galeano nació en Montevideo el 3 de septiembre de 1940 en el seno de una familia católica de clase media. Hijo de un empleado público y de una gerente de librería, Galeano fue criado en un ambiente de profundas convicciones católicas. Incluso, cuando tenía ocho o nueve años, sostuvo que quería ser santo: «Tuve una infancia muy mística; pero no me fue bien con la santidad».<BR><BR>Galeano tiene una larga carrera tanto en el plano personal como en el profesional.

No hay comentarios
Añadir nuevo comentario