Usted está aquí

Imagen de cubierta: LA LUCHA CONTRA EL FASCISMO

LA LUCHA CONTRA EL FASCISMO

TROTSKY, LEON

ISBN: 
978-84-96276-02-4
Coleccion del libro: 
Idioma: 
Castellano
Número de páginas: 
416
Dimensiones:
150x210
Fecha edición:01/05/2004
Materia: 
descripcion alternativa Versión para impresión

Este libro tiene disponibilidad inmediata.

Preventa. Este libro se puede adquirir pero no se enviará hasta que el libro se edite y llegue a nuestros almacenes.

15,00€
El ascenso de Hitler al poder, en enero de 1933, supuso la mayor derrota que el proletariado haya sufrido en la historia. Las consecuencias para la humanidad de la victoria nazi en Alemania son de sobra conocidas. Sin embargo, las condiciones para el aplastamiento de Hitler y sus secuaces y el establecimiento de un Estado obrero en el país más industrializado de Europa, existían sobradamente. Una vez más, la ausencia de una dirección revolucionaria o, más exactamente, la existencia de una dirección traidora -como la del SPD- y otra sectaria y claudicante -como la del KPD- que paralizaron y maniataron a la clase obrera más poderosa del continente europeo, impidieron el triunfo de la revolución socialista y abrieron de par en par las puertas a la contrarrevolución fascista.
En todo este periodo, sólo Trotsky explicó, y con una agudeza y claridad que asombra, cada una de las fases que iba atravesando el proceso y cómo alcanzar la victoria. Todos y cada uno de sus avisos y exhortaciones fueron sistemáticamente combatidos por el estalinismo y la socialdemocracia, a pesar de lo asombrosamente exacto de sus predicciones.
La lucha contra el fascismo es una selección de artículos que el gran revolucionario ruso escribió entre septiembre de 1930 y agosto de 1940, en los que analiza de forma científica qué es el fascismo y cómo combatirlo. El estalinismo cometió una traición aún más atroz cuanto que no puede alegar desconocimiento.

Recomendaciones

TROTSKY, LEON

Lev Davídovich Bronstein (Yanovka, Ucrania, 7 de noviembre de 18792 - Coyoacán, México, 21 de agosto de 1940), más conocido como León Trotski, fue un político y revolucionario ruso de origen judío.<BR><BR>Trotski fue uno de los organizadores clave de la Revolución de Octubre, que permitió a los bolcheviques tomar el poder en noviembre de 1917 en Rusia. Durante la guerra civil subsiguiente, desempeñó el cargo de comisario de asuntos militares.<BR><BR>Negoció la retirada de Rusia de la Primera Guerra Mundial mediante la Paz de Brest-Litovsk.

Índice
Saludo de Esteban Volkov
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
Prólogo de Alan Woods
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
El giro de la Internacional Comunista y la situación en Alemania
. . 39
1. Los orígenes del último giro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
2. La victoria parlamentaria del Partido Comunista
a la luz de las tareas revolucionarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
3. Las vacilaciones de la gran burguesía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
4. La pequeña burguesía y el fascismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
5. El Partido Comunista y la clase obrera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
6. ¿Vuelta al ?segundo período? o, una vez mas,
hacia el ?tercer período?? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
7. Las posibles variantes del desarrollo posterior . . . . . . . . . . . . . . 48
8. ¿Dónde está la salida? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
Thaelmann y la ?revolución popular?
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
El control obrero de la producción
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
Postscriptum . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
¡Contra el comunismo nacional!
(lecciones del ?referéndum rojo?)
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
Cómo está todo cabeza abajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
?Frente único?, pero ¿con quién? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
El problema de la correlación de fuerzas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
Volvamos la vista hacia la experiencia rusa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
Con los faros apagados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
La ?revolución popular? en lugar de la revolución proletaria . . 76
La ?revolución popular? como método de ?liberación nacional? 77
La escuela del centrismo burocrático, escuela de la capitulación . . 78
La ?guerra revolucionaria? y el pacifismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
Cómo deben pensar los marxistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
¿Por qué estaba callado el partido? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
¿Qué dice Stalin? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
¿Qué dice
Pravda
? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
Los consejos de fábrica y el control obrero de la producción
. . . . . . . 89
Alemania, la clave de la situación internacional
. . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
Postscriptum . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
Por un frente único obrero contra el fascismo
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
¿Qué pretende Hitler? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
¿Qué esconde la estratagema de Hitler? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
Hay que apuntar de cerca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
Thaelmann considera que la victoria del fascismo es inevitable . . 111
¡Volvamos a la experiencia rusa! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
¿Es Brüning un ?mal menor? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
No se trata de los obreros que han dejado la socialdemocracia,
sino de los que se quedan con ella . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
Hay que imponer a la socialdemocracia el bloque
contra los fascistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
Una buena cita de Lenin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
¿Y ahora?
Problemas vitales del proletariado alemán
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
1. La socialdemocracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
2. Democracia y fascismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129
3. El ultimatismo burocrático . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
4. Los zigzagues estalinistas sobre el problema del frente único . . 144
5. Un repaso histórico sobre el problema del frente único . . . . . . 152
6. Las lecciones de la experiencia rusa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
7. Las lecciones de la experiencia italiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
8. Por el frente único:
hacia los soviets, órganos superiores del frente único . . . . . . . . 165
9. El SAP (Partido Socialista Obrero) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
10. El centrismo ?en general?
y el centrismo de la burocracia estalinista . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
11. La contradicción entre los éxitos económicos de la URSS
y la burocratización del régimen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
12. Los brandlerianos (KPDO) y la burocracia estalinista . . . . . . . 192
13. La estrategia de las huelgas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
14. El control obrero y la colaboración con la URSS . . . . . . . . . . . . 208
15. ¿Es desesperada la situación? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221
La victoria de Hitler significaría guerra contra la URSS
. . . . . . . . . . . 225
Hitler necesitará aliados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226
La guerra sería inevitable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
Rusia debe estar preparada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
6L
A LUCHA CONTRA EL FASCISMO
Entrevista con
Montag Morgen
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233
El rompecabezas alemán
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235
El único camino
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
1. Bonapartismo y fascismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 244
2. Burguesía, pequeña burguesía y proletariado . . . . . . . . . . . . . . . 249
3. ¿Alianza de la socialdemocracia con el fascismo
o lucha entre ellos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
4. Los veintiún errores de Thaelmann . .

No hay comentarios
Añadir nuevo comentario